Antonio Miura : “Para nosotros el caballo es fundamental para ver la bravura del animal”.

75 años de un hierro legendario que repasamos de la mano de su criador, Antonio Miura. Una joya genética, ejemplo de bravura y que es historia viva de la tauromaquia. Un repaso de un hierro que evoca miedo, heroicidad y grandeza de la fiesta de los toros.

Patrimonio Taurino nos introduce en una de las vacadas más entrañables y con solera del mundo ganadero : MIURA que cerrará el largo y exultante ciclo venteño en San Isidro. Don Antonio Miura no tiene desperdicio pues habla de la suerte de varas, de su importancia, de la consanguinidad, de cómo entienden que una becerra no es buena solo por ir bien al caballo...., de la adaptación del hierro a los gustos de los aficionados y los toreros.....Y de que no los afecta el que " hay quienes " no desean lidiar sus toros. " No nos toca ni para bien ni para mal ", dice Don Antonio..

En sus manos una leyenda, ¿qué se siente?
Responsabilidad al tener una ganadería de tantos años, 175. Seguimos el legado de nuestro padre, de nuestro tío… así hasta nuestro tatarabuelo Buscamos que esto siga, que no acabe con uno.

¿Cómo ha cambiado Miura respecto a la mano de su padre?

Nada, poco. Uno va adaptándose a sus tiempos y al tipo de corrida actual. Las faenas de muleta ahora son más largas que antes y piden más duración. Uno intenta que su toro tenga más duración y eso lo miramos en los tentaderos de becerras. Toda la vida hemos estado haciendo tentaderos al lado de nuestro padre y lo seguimos haciendo como él, igual.

Sus toros aprietan en varas, ¿cómo combinar eso con llegar más entero a la muleta?

Al toro que le han castigado de más en la muleta durará menos por el cansancio físico, es algo inevitable. Si le pegas o le cuidas el resultado es distinto en la muleta. Si el castigo es fuerte en el peto y el toro embiste entregado en la muleta su duración -lógicamente- es menor. Eso es como una persona que hace un esfuerzo físico y no tiene fondo. El toro que se reserva en el caballo y en la muleta tiene más duración, las varas hay que cuidarlas.

En base a la corrida moderna, ¿cambia la selección en los tentaderos?

Las cosas han cambiado, incluso los tentaderos. Si metes seis becerras en un tentadero dura como una corrida de toros o casi, algo que antes era casi impensable. Ahora es raro salir de una corrida antes de las dos horas y media y antes no llegaban ni a dos. Si tentaras más becerras de 6, ni acabarías. A las becerras las pegas igual de puyazos que siempre con el añadido de que les pides más duración en la muleta.

¿Qué valora más?

No vale que una becerra sea buena en el caballo y luego se pegue a la pared, se defienda, embista con las manos o no sirva. Tiene que ser buena en los dos tercios, cumplir unos mínimos. Está claro que uno puede equivocarse pero para nosotros el caballo es fundamental para ver la bravura del animal. Como en esta ganadería te olvides del caballo y solo pienses en la muleta esta ganadería termina mal también en la muleta pues saldrían mansones y corriendo por el ruedo. La base es el caballo pero hay que complementar.

Llama la atención el hecho de que le salgan muchos toros cárdenos, cae el número de salineros......

El tema es la genética, hay más sementales cárdenos. Los cárdenos han salido siempre mucho en casa. Salineros, sardos, colorados, castaños, chorreados en verdugo… puedes juntar 7-8. Unos años salen más y otros menos. El cárdeno siempre ha estado más presente. Echas un ojo a las camadas de antes o las del futuro y ves que esto está igual que siempre. Un año puedes ver más utreros colorados y al año siguiente menos.

¿Cómo vigilar y evitar la consanguinidad?

A mi padre le preocupaba mucho y preguntó a un veterinario por la consanguinidad. Le dijo que lo tenían resuelto porque los caracteres estaban fijados y era una subraza dentro de la raza de lidia quedando la consanguinidad en un segundo plano. Buscamos que esté dando vueltas, que mezcle como si se tratara de una mezcladora y la verdad es que no hemos notado la consanguinidad y en ello estamos. No puedes abusar de sementales porque los tienes que echar y poner, no echarlos muchas vacas, que siga mezclado. Es un toro que te de muy bien no puedes abusar de él porque la mitad de la ganadería la pones en un toro. Mientras que sigas mezclado no notaremos ese problema.

¿Qué siente cuando ve que determinados toreros no quieran matar su hierro?

Nada, porque no quieran matar Miura, el libro del gusto está en blanco. Cada uno prefiere una a otra. Ni para bueno ni para malo nos afecta. Lo nuestro es lidiar, criar y cuando se lidie el público salga contento del espectáculo y los toreros que corten orejas. Que el aficionado vea Miura en el cartel y diga yo voy. Quien lo mata no nos preocupa y tenemos el máximo respeto a quien lo mata. Y cuando triunfan con nuestros toros nos alegramos con ellos y más cuando ves que sirve para dar empujón en su carrera. Eso es una alegría.

¿Siente que usted y Victorino son de los pocos hierros que siguen llevando gente a la plaza al leer el nombre del hierro?
No sé. Lidiamos porque tenemos un tirón del público por ver la corrida. No me planteo si somos los únicos con tirón. Hay otras. Tenemos un tirón y sé que por eso nos llaman y el toro da espectáculo para volver. Si esto no funciona te quedas en casa, es un día a día. Agua pasada no mueve molino. Te esperan 1, 2 veces pero a la tercera te vas a tu casa.

Sus toros tienen problemas con los pitones estallados, ¿a qué se debe?

El toro pega así. Antes salían escobillados los toros a la plaza y ahora quieren que salgan puntas limpias y por eso las fundas. Cuando los llevan en el camión salen calientes, rematan y se escobillan. Eso no tiene solución, la autoridad debe comprender que es un accidente y porque salga escobillado no pasa nada. No podemos hacer nada.

Miura y Madrid...

Aparecemos y desaparecemos. Tenemos una camada corta, no es larga y muchas veces no hay toros para todas las plazas que vamos. Muchas veces no puedes, otras no te la piden y si no te piden no puedes ir. No hay nada y Madrid con nosotros nos ve con ilusión, ganas y cuando da el espectáculo se vuelca con el toro de Miura. Llevamos una racha buena de 3-4 años en Madrid.

El Juli, cuenta pendiente.

Estaba anunciado pasó la desgracia de la cornada y no la mató. ya está . Después hubo los líos de Sevilla con los toreros y ahí se quedó todo. En eso no me meto. No sé si esa cuenta queda pendiente. Él ha matado varias corridas nuestras aunque no ha tenido suerte con ellas.

Dávila, gran reto en Madrid.

Como yo le digo a él, no quiero que lo haga. Hay que respetarlo y como torero entiendo que es una ocasión. No es fácil que él habiendo sido torero, que se encuentre bien y una corrida señalada que no se dé el gusto. Lo entiendo pero no lo comparto como tampoco cuando toreó en Sevilla por 75 años lidiando o Pamplona 50. 175 del hierro en Madrid. No son plazas cualquiera. Lo entiendo como torero pero compartirlo no, es un mal rato. Es una preocupación lidiar ya en Madrid y él me preocupa, es de la familia. Esperemos que sea para bien como las dos anteriores y le salga bien.

Vivimos la polémica del indulto. En su caso, no se ha producido.

Los toreros piensan “éste no vuelve no me le vaya a encontrar otra vez” (risas). Lo veo bien, el que lo merece y le puede seguir de simiente a lo mejor no te sirve. Es importante la reata, la genética. Puede ser extraordinario pero no ser la familia de confianza, puede haber garbanzo blanco o negro. Si el público la pide que es el que ha sacado la entrada al público hay que darle el gusto y es al que nos debemos. Una cosa es que no sea un desmadre ni ponerte a la contra. Puede que no lo vea como toro de indulto pero si el público lo pide hay que dárselo.

Y el futuro…...

Mi hermano tiene un hijo que cuando llegue la hora si seguimos aquí le tocará pegar un empujón. Estamos los dos, intentaremos mantenerlo y cuando llegue le tocará, no es fácil. A mi tatarabuelo le dices que 175 años después sigue el hierro en la familia y ni se lo cree.

175 años…

Trabajo, esfuerzo, afición y no aburrirse. Cuando salen las cosas mal aguantar el tirón y averiguar que ha pasado y si sale bien, disfrutarlo pero no creérselo. No puedes creer que lo tienes en la mano. Cuando lo crees, más grande es el porrazo.

Categoria: