Alejandro, uno de los guardianes en la heredad taurina

Son tiempos revueltos para la tauromaquia a uno y otro lado del Atlantico pues el animalismo hirsuto entró a saco para buscar eliminar este antiguo ceremonial que es la lidia del toro. Sin embargo hay unas fuerzas internas en el ritual que le dan contenido, pertinencia y aseguran su futuro mientras haya un hombre o una mujer dispuestos a enfrentar a un toro sobre las bases de reglas de caballeros, de respeto y dignidad para aquél...Estas fiestas de toros y cañas como se decía en el siglo XVIII no van a desaparecer por leyes, reglamentos, ordenanzas pues están enraizadas en lo más profundo de quienes las aman...Nadie obliga y menos los taurinos a que concurran o las practiquen a quienes lo le gustan pero tenemos pleno derecho a participar en paz y armonía de ellas...

Cito a Rubén Amón en una esplendida respuesta a las recriminaciones antis : "...Los toros no tienen explicación. Ni la necesitan, mucho menos para dejarse conmover por la doctrina flower power de una sociedad infantil y aséptica que abjura de la muerte y que reniega de cualquier expresión estética capaz de exponerla o dramatizarla.

El rito de la corrida representa un ejemplo absoluto en la dialéctica extrema de Eros y Tánatos. La creatividad proviene de la muerte. De asomarse a ella. Y de mecerla, como hizo José Tomás, ya digo, en Jerez, sublimando por naturales una experiencia catártica, colectiva, que hizo a los espectadores trascender, cuando no levitar.

No vamos a una plaza para gozar con la hemorragia del uro ni para jactarnos de la crueldad. Los toros son un espectáculo sangriento y cruento, pero la propia coreografía de la muerte predispone a
emociones descomunales. Casi todas propiciadas desde la liturgia y desde la estética en la comunión del ritual mediterráneo......".

En Puente Piedra hubo varios hechos significativos : la afirmación de un joven torero recientemente alternativado, Juan de Castilla que demostró tener madera de la buena, la consolidación de un grupo de jóvenes que se echó al hombro organizar empresarialmente la exitosa corrida ( en lo artístico y económico ) del 29 de julio que se llamó de "La Independencia "......Y un niño que con su chaqueta dio unos preciosos lances " muy majo y muy tieso"....El acompañamiento del cuerpo en el lance captado magistralmente por Farley Betancourt le da vida y movimiento a la ejecución de la suerte...Es tal su afición que escogió el momento oportuno y como si de un " espontáneo" se tratara salió al tercio, dio sus lances, le aplaudieron y nos quedó la sensación grata de que el toreo es un sentimiento profundo que anida en los corazones como el de este pequeñin.....

Alejandro tiene 6 años, cursa el pre escolar, práctica la equitación y le va muy bien en matemáticas....Es amante de la música y , naturalmente quiere ser torero....Obviamente la afición le viene de sus padres, Gustavo Samper y Silvia Varela, aficionados de pro que jamás le han obligado o inducido a ir a las corridas pero a él le agradan.... Bueno, eso de ser torero, tiempo al tiempo...Primero los estudios y ya veremos lo de vestirse de luces ....Pero aficionado es y hace parte de la familia taurina que recibe esos bellos lances al aleli en la plaza de Puente Piedra con mucho entusiasmo ...Y !!!Olé !!!!!! por éste y tantos jovencitos ( as ) que aman y se apasionan con el arte de torear...

Categoria: